miércoles, 15 de octubre de 2014

Katy Perry es ¡apantallante!


Deslumbra a 14 mil espectadores en la primera de sus dos presentaciones en la Arena Monterrey de su show The Prismatic World Tour


Miguel Ángel Arritola

Cuando un verdadero artista se planta en el escenario, no hay necesidad de juegos pirotécnicos, escenografías fastuosas ni que “vuele” sobre el escenario para convencer de su talento, pero Katy Perry trajo a Monterrey eso y le dio un plus: cantó, bailó y complació a 14 mil espectadores que se reunieron anoche en la Arena Monterrey.

Para disfrutar de The Prismatic World Tour hay que estar con los cinco sentidos alerta, ya que el show es tan rico en elementos que no hay manera de quitar los ojos ante tanta fastuosidad.

El show de Katy es de alto nivel. Ella juega perfectamente su papel de artista-cantante y jamás se permite un error en escena.

Desde las 21:21 horas los juegos de luces, las pirámides egipcias y la  música ejecutada de una manera majestuosa, anunciaban a la estrella de la noche.

El público, en  su mayoría niños y jóvenes, la adoraron desde el primer instante, y ella, simple y sencillamente se dejó querer de una manera espléndida, haciendo sentir a sus miles de fans como parte de su show que incluye dos pasarelas, una pantalla en forma de pirámide y estructuras de metal en las que sus bailarines ejecutan actos aéreos.

Abrió de manera impactante con “Roar”, pero antes de arrancar las primeras estrofas de su generosa garganta observó con beneplácito que el recinto estaba a plenitud, lleno de fans ansiosos de su arte musical.

Toda en ella es sicodélico, desde su vestuario -como el primero que usó en la noche, adornado con luces, igual que su cabello-, sus accesorios y su maquillaje, para resaltar su belleza y que ésta fuera contemplada desde cualquier punto estratégico de la Arena Monterrey.

Después de tres años de ausencia, por supuesto que la felicidad de sus seguidores fue evidente y la de la artista aún más: “¿Cómo están?, buenas noches. Qué bueno verte otra vez, Monterrey. ¿Están listos para Prismatic World Tour?… Sé que muchos de ustedes han estado esperando… ustedes son la primera impresión que tengo de México así que ¡a brincar! Mientras más energía me den, más les doy”.

“Part of me”, “Wide awake” y “This moment /Love me” también formaron parte del set list. Cada canción incluía vertiginosas coreografías ejecutadas por sus 10 bailarines.

En “Dark horse” apareció sobre un caballo dorado y reiteró su gusto por volver a la ciudad después de tres años luego de cantar “E.T.” y “Legendary lovers”.

No hubo un solo bache en el transcurso del recital, Katy fue de más a más, como cuando interpretó su primer gran éxito internacional: “I kissed a girl” en cuya parte final los dos guitarristas se elevaron por el cielo de la Arena mientras de sus instrumentos salían chispas.

Pero no nada más ellos volaron, Katy también lo hizo en diferentes ocasiones.

Sus constantes cambios de vestuario, de pelucas y micrófonos le daban vistosidad a un escenario que en todo momento lució de lujo, como la artista.

Hubo momentos sublimes como cuando sin más se acercó a un grupo de jóvenes y les pidió su celular para tomarse una “selfie” ante el regocijo  de todos.

“No sabemos qué sucederá mañana y el ayer ya pasó. Sólo tenemos este momento”, expresó tras cantar Hot N´ cold”. 

Durante la noche rindió homenaje a Madonna con una versión muy fashion  de “Vogue”

Pero Katy no nada más es circo, maroma y teatro, también demostró sus alcances como intérprete al arrancar una que otra lágrima de quienes se identificaron con “The one that got away”, la cual interpretó con la pasión propia de una joven de 29 años de edad.

Después vendrían temas intensos como “Unconditionally”, “Walking on air”, “It takes 2”, “This is how we do” /“Last friday night (TGIF)”, “Teenage dream” y “California gurls”.

Un momento inolvidable, para el público, pero en especial para un fan de nombre Rubén, fue cuando lo subió al escenario y le cantó “Birthday” y después recorrió, colgada de unos globos de colores, toda la Arena Monterrey.

Katy embruja con su canto, seduce con su voz, hechiza con su presencia y cautiva con su baile, pero ser una artista versátil, con un estilo delicado y fino que va para toda la familia, eso la hizo, sin duda alguna, la estrella más alcanzable que se ha presentado en esta ciudad, y los 14 mil fans que asistieron a la Arena Monterrey se lo demostraron al final, cuando al filo de las 23: 22 horas, ella, de manera elegante salió para hacer  una noche explosiva e inolvidable con “Firework”,  el tema que todos cantaron y corearon junto a ella, junto a Katy Perry.


1 comentario:

  1. California GURLS? Really?
    Es Girls (chicas en español) tan lo menos usen google traductor!!!

    ResponderEliminar