viernes, 22 de agosto de 2014

Rock & Monsters: No asustan, ¡rockean!


Un dinosaurio, un hombre lobo y un zombie forman un nuevo y peculiar concepto de entretenimiento infantil, pero que une a toda la familia


Alondra Pedraza
Fotos: Alondra Pedraza

Durante la convención anual de monstruos celebrada en Transilvania, un hombre lobo, un dinosaurio poco civilizado y un peculiar zombie que ama los dulces, decidieron que lo suyo no era asustar, sino rockear.

“Wolficus III”, a pesar de provenir de un gran linaje de licántropos, siempre soñó con ser rockero; “Zomberto” es único en su especie, ya que no le agrada comer cerebros y prefiere degustar deliciosos dulces y “Macha” no sabe hablar y se comunica por medio de los tambores y siempre le ha gustado la música.

Esa noche el trío de monstruos decidió no seguir lo que los demás les decían y lucharon contra toda las adversidades para seguir sus sueños musicales.

Así nació Rock & Monsters, una peculiar banda de seres paranormales y un dinosaurio que buscan llevar los valores a todos los niños a través de sus canciones y unir a las familias con el rock, de acuerdo con sus creadores Clark Flores, Carlos Bocanegra y Juan Loredo.

Este proyecto fue desarrollado por Cuadrilátero Producciones, que desde hace algunos años se dedican a hacer contenidos para niños para televisión, radio y shows.

“El objetivo del proyecto es llevarle calidad a los niños, que se distraigan, que disfruten, que rockeen, que los papás vuelvan a ser niños”, señaló Clark Flores.

Los hombres detrás de Rock & Monsters explican que decidieron enfocar el concepto para toda la familia porque “desafortunadamente veíamos que los espectáculos infantiles empezaban y se quedaba el niño solo y nosotros queremos que los disfruten todos y que los papás se sientan en confianza de que le vamos a llevar un show donde los vamos a divertir”.

Más que un show infantil, Rock & Monsters ofrecen un concierto de rock especial para todos los pequeños y sus familias.

“Decidimos lanzar este nuevo concepto para llevarle un espectáculo para toda la familia donde todos rockeen con los clásicos de AC/DC, Van Halen, Bon Jovi, entre otros, pero con mensajes positivos para los niños”, añadió Flores.

Entre las temáticas de las canciones se encuentra el reciclaje, la ecología, el entretenimiento, superación personal y hasta situaciones comunes entre padres e hijos como la odisea para llevarlos al doctor.

“Tenemos la canción de ‘Jonnhy B. Goode’, de Chuck Berry y la transformamos en ‘Johnny Gol’. Se trata de un niño que quiere ser futbolista profesional, pero su mamá quiere que estudie primero y al final logra su sueño; ´You give love a bad name´, de Bon Jovi le pusimos ´La receta´ porque habla de un niño que le da gripa y no quiere ir al doctor porque tiene miedo que le pongan inyecciones, es un poco chusca, pero es lo que viven los papás con sus hijos”, comentó Flores.  

Otros de los clásicos del rock modificados para niños  son “Highway to hell”, de AC/DC, que ahora es “Reciclaré” y se destaca la importancia de cuidar la ecología; “You really got me”, de Van Halen se convirtió en una pequeña historia de amor infantil porque “Zomberto” anda de enamorado y “Rock and roll all night”, de KISS es “Rock zombie fiesta” un himno a las fiestas de cumpleaños.

DESARROLLO DE PROYECTO
Fue hace cuatro años cuando por primera vez pensaron en realizar este concepto.
“Primero era una idea vaga porque teníamos otros proyectos, pero empezamos a forjarlo bien y tenemos desarrollándolo tres años”, comentó Flores.

Los tres comenzaron a checar qué era lo que más podría pegar entre los niños y descubrieron que era lo musical, por lo que se enfrentaron a un pequeño problema: ellos no son músicos.

¿Qué hicieron?

“Pedimos ayuda entre los amigos pero no se pudo concretar nada”, dijo Flores.
Esta situación más que perjudicarlos, los ayudó, ya que consiguieron que músicos profesionales se unieran al proyecto.

“Una vez grabé un comercial en el estudio de Julián Villareal, mejor conocido como Moco, productor y ex bajista de El Gran Silencio, le platico de esto y me dice ‘está bien loco y me gusta, te apoyo’ y él pulió el concepto que traíamos.

“Se lo mostró a músicos que van ahí a grabar con él y ellos dijeron ‘¡órale, va!’. Memo Silva, de Los Bulbos nos ayudo con la batería y Pavel Cal, un guitarrista muy reconocido, nos ayudó en cinco canciones; Jorge Nájera, ex Volován nos ayudó con guitarras y Julián Villarreal con el bajo”, reveló Flores.

Gracias a su experiencia como actor de doblaje y locutor comercial, Flores pudo ponerle voz a “Wolficus”, a la que definió como una mezcla entre la voz de Baloo de “El Libro de la Selva” (doblaje hecho por “Tin Tan”) y Alex Lora.

Los tres personajes: “Wolficus III”, “Zomberto” y “Macha”, de acuerdo a sus creadores, están fabricados por etapas.

“El primer monstruo que te gusta de niño es el dinosaurio; luego el clásico hombre lobo y el zombie es el nuevo monstruo que les gusta”.

Aunque generalmente el monstruo es el “némesis” de los niños porque los asustan, es un elemento que siempre los acompaña.

Es por eso que para crear la imagen de los personajes se impusieron el reto de encontrar el balance entre fabricar un monstruo bien hecho y algo que no asuste a los chicos.

“Empezamos a perfeccionar, perfeccionamos lo musical y ahora teníamos que perfeccionar el área de las caracterizaciones, así que le puse a Carlos el reto”, señaló Flores.

Carlos Bocanegra, además de dar vida a un “rockero paranormal”,  es un reconocido artista plástico, por lo que pudo fabricar sin problemas la imagen de los peculiares músicos.

“Se empezó a modelar en plastilina y de ahí los vaciamos en fibra de vidrio. El moldear nos dio la oportunidad de hacer expresiones para que dieran el toque único”, indicó Bocanegra.

Han tenido gran aceptación por parte de los niños.
Para ellos, el show es una combinación de imagen y producción que ha agradado a pequeños y grandes.

“A los niños les agrada. Durante una presentación una niña me agarró la mano y me dice ‘¡Ay, estás bien bonito!´, recordó el artista plástico.

“NO HAY CONTENIDOS PARA NIÑOS”
El gran reto que enfrentaron al salir por primera vez ante el público fue quitar la mala imagen que han dejado últimamente los shows infantiles y demostrar que son diferentes.

Los integrantes del proyecto expresaron que actualmente los espectáculos de ese tipo son para todos menos para los niños, pues esconden las opiniones y forma de pensar de los adultos en las canciones y dentro del show.

“Deberían enfocarse en lo positivo y divertido y no pasarle los complejos de adultos a los niños”, exhortó Bocanegra.

Flores agregó que “creemos que hacen falta mensajes positivos para los niños, nosotros crecimos con ellos y desafortunadamente los niños de ahorita no están creciendo con mensajes positivos”.

Además, hizo énfasis en la mala actitud y las groserías con las que los animadores ahora presentan ante los pequeños.

“Nosotros estamos para divertirlos a ellos, no divertirnos con ellos”, recalcó Flores. “Nuestra actitud es ser agradables con los pequeños, acercarnos, atenderlos, que toquen nuestros instrumentos para que sientan esa atracción hacia los personajes…

“Los niños se acercan porque tienen una capacidad de sentir quien realmente está actuando para ellos, tú te puedes vestir súper colorido pero si dentro de ti estás ‘¡ay, ya nada más quiero que me paguen!’ o ‘¡ay, niño gorroso!’; el niño siente el rechazo”, añadió.  

Esta forma de ser ha hecho que se ganen la simpatía y el cariño de los padres, quienes terminan volviéndose fans después de cada presentación que ofrecen.

“Somos rockstars, pero no nos portamos como rockstars, es una ironía”, bromeó Flores.

Por lo pronto, los integrantes de Rock & Monsters planean grabar un disco con sus canciones y grabar un piloto para televisión para continuar con su legado.

“Mientras haya monstruos habrá ilusión, mientras haya ilusión habrá niños y espero que nunca se termine”, apuntó Flores.

1 comentario:

  1. Los acabo de ver en la Plaza de la Purísima, la verdad esta buenísima la idea, la música, los niños fascinados con los disfraces, los adultos que estábamos ahí también nos reímos. Si hubiera sabido que iba a ver algo así me hubiera gustado traer más niños a la plaza para que vieran el show.

    ResponderEliminar